Ensalada de garbanzos y queso feta

Hoy tenemos receta muy rica, aunque antes toca una pequeña reflexión sobre si considerar a las ensaladas como plato saludable, es del todo cierto.

¿Son todas las ensaladas saludables?

El término “ensalada” la mayoría de nosotros lo tenemos asociado a comida sana puesto que al menos en su origen, se trata de un plato muy nutritivo con bajo aporte calórico.

Las ensaladas las podríamos considerar opciones más que aconsejables dentro de un plan de alimentación saludable.

Sin embargo es importante descartar la imagen o visión de que la “ensalada” es un plato de aspecto “triste“, asociado a expresiones que nos inducen a pensar en restricción, comer poco, o pasar hambre. Son muchos los que todavía creen que “ensalada” es sinónimo de estar a dieta.

Una ensalada puede y debería ser imagen de un plato sabroso, lleno de nutrientes de gran calidad, de consumo habitual y donde además su aporte energético no tiene porque que ser muy elevado por lo que también nos ayudaría en un proceso de regulación de la grasa corporal.

Sin embargo una buena ensalada con ingredientes saludables puede terminar convirtiéndose en una especie de trampa en la que caeremos con facilidad al querer eliminarle la “supuesta tristeza” que para algunos genera un plato de ensalada. Para ello, recurrimos a condimentarla con salsas, aliños, quesos, pan frito, pollo empanado, frutos secos…

Ensalada "trampa" con salsas muy calóricas.
Ensalada “trampa”

Con esto obtenemos un plato repleto de nutrientes aunque también de calorías de las que quizás, no seamos del todo conscientes ya que nuestra conclusión será: “hoy he comido solo ensalada” olvidando mencionar que su aliño a base de salsas, o vinagretas, o mayonesas, o cualquiera de sus “extras” son auténticas bombas calóricas.

Y con ello puede que ahora percibas la ensalada como “más alegre” sin embargo también dejará de ser “saludable”

Por lo tanto y retomando el sentido de esta entrada puede que todas las ensaladas no sean tan saludables como nos gustaría.

Cuando compres una ensalada, ten siempre en cuenta que las salsas, aliños, vinagretas están elaboradas con azúcares además de grasas de muy baja calidad que duplicarán sus calorías. Por tanto si estas en un proceso de pérdida de grasa, no será lo mas conveniente.

Si en cambio, decides elaborar tu propia ensalada, selecciona buenos ingredientes, deja volar tu imaginación y… ¡¡¡cuida los aliños!!!

Desde aquí te voy a proponer ensaladas “alegres”, repletas de sanos nutrientes que te aportarán saciedad y donde podrás controlar tu misma el contenido energético.

Comenzaremos con una ensalada muy saciante, de excelentes nutrientes y donde su aporte calórico, no se nos va disparar:

Ensalada de garbanzos y queso feta

De primera y como no podía ser de otra manera he escogido como base de la ensalada, legumbres.

Garbanzos cocidos

Estas se deberían convertir en las protagonistas de nuestra alimentación saludable. Independientemente de la época del año en que nos encontremos, siempre vamos a poder recrear un delicioso y nutritivo plato con cualquier legumbre.

Y en esta ocasión los garbanzos y el queso feta serán los actores principales de nuestra cocina.

Los garbanzos son una excelente y saludable forma de consumir hidratos de carbono, proteínas y fibra, la cual ayuda a mejorar el tránsito intestinal. Su también alto contenido en potasio contribuirá a la eliminación de líquidos y por tanto mejora la hipertensión arterial.

El queso feta, de origen griego y elaborado con leche de oveja, combina muy bien con legumbres, su toque salado y agrio junto con su textura ligeramente granulada darán lugar a un plato muy sabroso y con además un aporte extra de proteínas.

Ingredientes

  • Garbanzos
  • Queso feta
  • Tomates cherry
  • Cebolla dulce
  • Aceitunas negras
  • Canónigos
  • Alcaparras
  • Zumo de limón
  • Pimentón dulce
  • AOVE

Modo de preparación

Si usas garbanzos secos tardarás bastante más en elaborar esta sencilla receta, mi consejo es recurrir a los botes de legumbres ya cocidas. Son muy buenos procesados.

Solo deberás abrir el bote y enjuagar con abundante agua, colocar en un bol y añadir el resto de ingredientes según tus preferencias.

Es una ensalada y no necesita realmente demasiada explicación.

Ensalada de garbanzos y queso feta

Si no deseas que tu “saludable ensalada de legumbre” termine convertido en un plato con excesivo aporte energético (repleto de calorías), añade el aceite de oliva virgen extra con algo de moderación pues a pesar de ser un producto altamente saludable su contenido calórico es elevado.

Mi recomendación: agregar el aceite en espray.

En cuanto al resto de ingredientes, las cantidades tampoco se deberían convertir en una preocupación excesiva, son alimentos con un aporte calórico no demasiado elevado y si, muy cargados de nutrientes de gran calidad.

Resulta una ensalada completa por aportar nutrientes de todo tipo: proteínas, hidratos de carbono, grasas y consumir como plato único resultará una fantástica elección.