Sin azúcar, sin grasa…

La moda de los “sin…”

Vivimos una autentica revolución de los “sin…” y especialmente en estos últimos años la estrella absoluta de todos los supermercados son los “sin azúcares añadidos” o la forma  matemática, 0% azúcares añadidos, por cierto siempre la palabra añadidos aparecerá muy muy pequeñita.

Este “sin azúcar” le esta ganando la partida a la anterior moda de lo “bajo en grasa” o “0% materia grasa o si os gusta más la versión inglesa “light”. En televisión si os fijáis ya no publicitan tanto este tipo de productos.

¿Qué le ha pasado a las grasas, no eran ellas las peligrosas? ¿no eran ellas las responsables de que nuestras analíticas dieran siempre elevados los indices de colesterol?¿no engordaban muchísimo? Las grasas siempre habían sido el enemigo a batir.

Por otro lado, el azúcar siempre nos habían dicho que era necesario, en cambio ahora se lo quitan a todo…¡¡¡entonces!!!

¿Qué “sin…” me compro?

Porqué me decido ahora, productos 0% MG o 0% azúcares añadidos, esta es una duda que tienen o tenemos muchos consumidores a día de hoy.

Debemos entender el porqué de estas nuevas tendencias, mi madre quiere ir al supermercado y saber que debe elegir o priorizar. Todos hemos oido comentar en alguna ocasión esta frase: “…¡¡cada día nos dicen una cosa distinta, ya no sabes que comprar!!…”

Primero debemos conocer porqué el azúcar añadido ha llegado a nuestros alimentos.

Historia de los “sin…”

Ya os he comentado que hace unos años los supermercados estaban repletos de productos LIGHT, BAJO EN GRASA, 0% M.G…ello fue debido a que multitud de estudios apuntaban a que las grasas eran perjudiciales, nos provocaban obesidad, hipertensión, colesterol, afectaban a nuestro corazón etc.

Pues ahora en este punto, entran los empresarios de la industria alimentaria, estos señores muy concienzados por ayudarnos, por conservar en buen estado nuestra salud, decidieron eliminar o mejor dicho reducir las grasas de los alimentos.

Parecia una excelente idea desde luego, solo tenia un pequeño inconveniente, al bajar la grasa de los alimentos estos perdían sabor y ya no estarían tan sabrosos, ello podía provocar que los consumidores rechazáramos el producto y dejáramos de comprarlo y al final ellos, los señores de la industria alimentaria, tendrían perdidas en sus empresas.

La estrategia de los “sin…”

Como podréis comprender y hasta cierto punto es normal, nadie en sus negocios quiere tener perdidas o dejar de vender sus productos…pues para que eso no suceda están las estrategias, y en este caso recurrieron, los empresarios de la alimentación, a una  muy inteligente y fue la de añadir azúcar a sus productos. ¿Porqué?

Tenemos que saber que la sal, las grasas y el azúcar son potenciares del sabor. Aumentan la palatabilidad de los alimentos.

Así que pensaron, si quitamos grasa, disminuimos sabor, pero si a ese mismo producto le añadimos un buen puñado de azúcar que potencia el sabor del alimento se soluciona el problema.

Al final conseguimos un producto con menos grasa, objetivo cumplido, y como nadie hasta ese momento mencionaba nada al respecto del azúcar, pues la añadimos.

La industria alimentaria no perdia, los consumidores, de ese modo no percibimos apenas el cambio y encima podemos comer alimentos que hasta ahora nos decían que no eran del todo aconsejables y que se debían restringir como mayonesas, mantequillas, postres lácteos de cualquier tipo, pues se sacaron versiones LIGHT para todo lo que nos pudiésemos imaginar. Así que todos quedamos contentos ¿verdad?.

Pues ya conocéis como ha llegado el azúcar a vuestras casas, sin apenas enteraros…

Inciso sobre los “sin…”  grasas

frutos_secos_saludables
fuente saludable de grasas

Por otra parte quiero que no olvidemos que las grasas siguen siendo las causantes de multitud de enfermedades, hipertensión, diabetes, obesidad, pero NO TODAS LAS GRASAS SON PERJUDICIALES, de hecho son necesarias para nuestro cuerpo, por lo que debemos consumirlas, sin embargo debemos saber elegir cuales son las fuentes más saludables.

No obstante, ello lo trataremos en otra ocasión, de momento un pequeño adelanto, id al mercado y comprad “frutos secos“…

Nuestro “sin…” protagonista

¿Qué nos pasa ahora con el azúcar? Siempre lo hemos considerado como necesario, proporcionaba mucha energía y en momentos de bajón  nos lo habían recomendado, por ejemplo, después del ejercicio, para recuperarnos. Contaban incluso  que nos ayudaba a crecer…¡¡¡Era nuestra gasolina ayudaba a rendir más y mejor!!!

Es muy cierto que nuestro organismo, en concreto nuestras células necesiten “energía” y que esta debe provenir de moléculas de glucosa, que a su vez se encuentra en lo que la mayoría conocemos como azúcar. Este, está formado a su vez por dos moléculas, una de glucosa y otra de fructosa.

Esto nos induce a pensar que debemos consumir azúcar para conseguir esa glucosa ¿verdad?, es de lógica. Rápidamente nos vamos a buscar el camino fácil del azúcar, el azucarero o productos dulces que relacionamos con esta, como pueden ser, galletas, bolleria, zumos, bebidas isotónicas, refrescos, alcohol, los productos refinados…todos bastante cargados de azúcar.

Debemos saber y tener muy claro que como sustancia alimenticia el azúcar aporta muy poquito

Ahora bien, hemos dicho que necesitamos GLUCOSA, NO AZÚCAR, y esta la podemos obtener ademas en otros alimentos.

azucar_bote
azúcar refinado

Es importante conocer  que existen muchísimo  alimentos que nos van a proporcionar esas moléculas de glucosa que necesitamos, por ejemplo: legumbres, arroz, cereales integrales, pastas, patatas, frutas, verduras, hortalizas…todos estos  alimentos en nuestro cuerpo se van a descomponer en moléculas de glucosa que serán igualmente utilizadas por nuestras células para realizar sus funciones.

cropped-legumbres_11.jpg
legumbres, fuente de glucosa

Asimismo, este tipo de alimentos, viene acompañado de gran cantidad de otros nutrientes, con multitud de beneficios para nuestra salud, por lo que ademas de obtener nuestras ansiadas moléculas de glucosa estaremos nutriéndonos muchísimo  mejor.

El azúcar refinado, el del azucarero, el que se añade los productos para potenciar el sabor, solo nos aportará lo que se conoce como “calorías vacías”, es decir no contribuirá absolutamente a nada más, solo  glucosa sin ningún otro nutriente.

Conclusión para los “sin…”

Es malo la grasa, es malo el azúcar, ¿dejamos entonces de comprar?, pues la respuesta es fácil, evitad en la medida de lo posible los alimentos procesados, id al mercado y no al supermercado, buscad los alimentos que no tienen listado de ingredientes, como las frutas, los frutos secos, verduras y de ese modo apenas tendréis que preocuparos de si le quitan o le ponen lo que ellos  (los empresarios de la industria alimentaria) quieran para que consumamos  sus productos.

Son necesarias las grasas, necesitamos el azúcar pero debemos buscar los más beneficiosos para nuestra salud.

Esto solamente lo conseguiremos si dejamos de consumir principalmente “alimentos procesados” de cualquier tipo.

Quieres glucosa, tomate unas mandarinas, o unas manzanas, necesitas grasa busca en alimentos de origen vegetal, frutos secos, aceitunas, semillas  de sésamo girasol, calabaza  o de origen animal como huevos, salmón.

mandarina_gajo_1
Aprende a elegir alimentos saludables “con azúcar y con grasa” y olvida los “sin…”

Con esto quiero que aprendamos que las etiquetas “sin…” no son sinónimos de  que nos estemos cuidando, sustituir estos  por alimentos saludables es la mejor elección que podemos realizar para llevar una vida lo más “healthy” posible.

Si te ha gustado compártelo en tus redes:

 

 

 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.